viernes, 22 de julio de 2011

La ciencia no se equivoca, la realidad sí.

Hace unas semanas leí la siguiente noticia en la tapa de un diario español:
"La última tormenta blanca de Saturno ha sorprendido a la comunidad científica, ya que se ha adelantado nueve años..."
Los científicos, quienes creen tener la verdad revelada, (porque vivimos en una sociedad supersticiosa de la ciencia, lo cual quiere decir que sobrevaloraramos la ciencia) se sorprenden y siguen creyendo que la realidad (la tormenta de Saturno) se equivocó y se adelantó y no que ellos fallaron en su pronóstico sobre el futuro (futurología científica). La soberbia de la ciencia es muy peligrosa.

¿La verdad sólo puede ser una verdad científica?

"Pienso, luego existo", es una falsedad que suena muy bonita.

Además de los seres humanos pensantes, existen los bebés y millones de especies animales y vegetales y un Universo hermoso e infinitamente profundo que no piensa ni se preocupa.